Urbanización

Urbe, campo, migración. Las metrópoli son un anzuelo. Atraen en masa a la población rural. La megatendencia de la urbanización tiene sus motivos. El principal, la oportunidad de conseguir un empleo bien pagado.

Pero también las posibilidades de abastecimiento, la infraestructura, oferta cultural y gastronómica, así como el atractivo estilo de vida urbano impulsan el creciente urbanismo. Las consecuencias de la urbanización y de la despoblación rural descontrolada son evidentes: Las ciudades y metrópoli están que revientan, las zonas rurales se van quedando desiertas.

Más de la mitad de la población mundial vive hoy día en zonas de aglomeración. ¡Y eso, con fuerte tendencia alcista! La metrópoli es, sin duda, el hábitat del futuro. Pero esto también significa: Que las personas han de vivir más apretados, porque el espacio habitable se va haciendo cada vez más caro.

Lo que ahora hace falta son soluciones de viviendas bien estudiadas, con mucho espacio a pesar de las limitaciones. Aunque el hogar se haga más pequeño, el confort no tiene por qué menguar.

Crear espacios libres

La vida se hace más compacta. La gran demanda de espacio habitable en zonas urbanas encuentra una relativamente escasa oferta. Con la consecuencia de que los precios de inmuebles en las grandes ciudades se disparan. Las personas que viven en las zonas céntricas han de conformarse con superficies inferiores. Las viviendas pequeñas y funcionales están más solicitadas que nunca.

Mínimo espacio habitable, máximas posibilidades

Menos espacio requiere soluciones más compactas. Duchas en vez de bañeras, sofás-cama, muebles-cama, que permiten hacerla desaparecer detrás de un tabique durante el día, muebles más estrechos, la cama de 140 cm de ancho y ventanas hasta el suelo para una sensación interiorista más espaciosa registran actualmente un verdadero auge. Pero también la cocina abierta que se integra en la zona del hogar crea más espacio. O también un tabique-armario que es las dos cosas: A un lado el trepidante alboroto cocinero, al otro, el perfecto ambiente de la sala de estar.

Las pequeñas cocinas se convierten en milagros de espacio

Dónde apenas hay sitio, hay que crearlo. El espacio útil en una cocina pequeña también se define por su organización interior. En una cocina decente, todo tiene su lugar, para que no se desperdicie ni un solo centímetro. MATRIX Art 900 hace posible esto incluso de forma especialmente elegancia. Porque la medida del armazón de 900 mm no solo permite un 20% más de espacio útil, sino que, con el zócalo bajo y los surcos tirador integrados, además un aspecto de cocina completamente nuevo. Pero también los cajones extra profundos aumentan el espacio útil y la superficie de trabajo. Con la iluminación interior adecuada, la organización inteligente puede experimentar entonces una impresionante puesta en escena. Nolte Küchen se ha preparado para la megatendencia de la urbanización con un sinnúmero de soluciones flexibles bien estudiadas y compactas. Vea usted mismo como hacemos de pequeños interiores grandes cocinas.

More trends

Globalisation

Individuality and Community

New Ecology