trinonella
Reportaje del hogar

Homestory: Niños en la cocina

Beate (@trinonella), Andi y sus cuatro hijos residen en una pequeña ciudad de Baviera. Ambos son controladores aéreos, aunque Beate actualmente todavía está de baja por maternidad. Hace 3 años se compraron una casa unifamiliar de 1990 que han reformado y saneado completamente. Definitivamente no les faltan ideas. En la siguiente entrevista Beate nos habla de su acogedor hogar y de la planificación de su cocina con niños:

1. ¿Cómo describirías la casa y tu estilo de equipamiento interior? ¿Refleja el mobiliario de tu casa tu carácter?
Nuestra casa tiene sus particularidades. Nosotros mismos hemos hecho mucho y el resultado no ha sido siempre perfecto. Yo describiría nuestro estilo de equipamiento interior como nórdico y cómodo. Nos gustan los materiales naturales como la madera y el lino. Yo misma soy una persona un poco introvertida a la que le gusta seguir líneas claras. Me gustan los ambientes ordenados y no estériles, tanto en la vida como en el equipamiento.

2. ¿Qué es lo que te ha inspirado a seguir ese estilo?
De niña estuve mucho con mis padres en Dinamarca y Noruega. Después también viajé mucho con mi marido antes de que tuviéramos hijos. Viajar a otros países es siempre una buena fuente de inspiración. Además me encanta leer revistas y libros de interiorismo. Por otra parte en el marco de la renovación también saqué mucha inspiración de Pinterest e Instagram.

3. Tenéis 4 hijos. ¿Qué influencia tienen vuestros hijos en el mobiliario de vuestra casa?
Cuando se tienen hijos el equipamiento de la vivienda debe ser ante todo práctico. Sin embargo no queremos prescindir de los objetos de decoración bonitos. Siempre intentamos encontrar una solución intermedia: elegimos materiales y superficies que sean fáciles de limpiar. Muchas cosas las hemos comprado de segunda mano, así que no pasa nada si algo se rompe o recibe un par de arañazos. Como los niños ya aportan mucho color a nuestras vidas, los colores del mobiliario son más bien discretos.

4. En tus fotos todo está muy estilizado y da la impresión de que todo tiene su lugar fijo. ¿Cómo lo consigues con cuatro hijos?
¡Oh, muchas gracias! Pero tengo que decepcionaros: también en nuestro hogar reina a menudo el caos, como en cualquier otra familia. En algunos rincones pongo más atención que en otros a poner las cosas en orden. La cocina es el corazón de la zona del salón y del comedor, y por eso me gusta que esté ordenada. Eso a veces funciona bien y otras no tanto. Además contamos con pequeños recipientes auxiliares, como cestas o cajas, que ayudan a poner orden rápidamente.

5. ¿Tenéis una gama de colores para vuestro hogar? ¿Y qué efecto tuvo en vuestra cocina?
La verdad es que no tenemos una gama específica de colores, pero nos gustan los ambientes claros y cómodos. Por eso tenemos en nuestro hogar muchos muebles blancos en combinación con madera. Pero para la cocina el blanco nos parecía demasiado “normal” y poco práctico. Los frentes grises no son demasiado oscuros y, sin embargo, fáciles de cuidar. ¡Seguimos estando muy satisfecho de habernos decidido por este color!

6. ¿En qué medida se ve reflejado el estilo de la casa en vuestra cocina?
En cualquier caso yo quería tener una cocina clara y sencilla. Sin embargo no debía dar un aspecto estéril. Para nosotros la cocina es al mismo tiempo un espacio para vivir; aquí tiene lugar una buena parte de la vida cotidiana. Los elementos decorativos, como la barra de ganchos o los cuadros contribuyen a crear un ambiente acogedor.

7. ¿Qué fue lo más importante para vosotros durante la planificación de la cocina?
La verdad es que modificamos muchas veces la planificación. Pasamos mucho tiempo preguntándonos como diseñar la mejor cocina posible para nuestra familia. El espacio para guardar es importante, pero no queríamos romper el concepto abierto del interior con armarios superiores o una campana extractora. Mucha luz y mucho espacio: eso es lo que enseguida nos encantó de esta casa y eso es lo que queríamos seguir destacando. Tenemos espacio para guardar más que suficiente en los armarios bajos. La barra de la cocina era el segundo punto que para nosotros tenía una importancia capital. Aquí nos reunimos con la familia y los amigos. No queríamos que la cocina fuera una zona separada, sino que se articulara con el resto del espacio habitable. Otros deseos que teníamos eran la encimera de madera y el fregadero integrado. Estuvimos mucho tiempo reflexionando sobre si esa era una decisión práctica teniendo niños, pero afortunadamente la madera es un material muy robusto.

8. ¿Qué te inspiro en el diseño de la cocina?
Aquí Internet fue simultáneamente una maldición y una bendición. La verdad es que no nos faltaban ideas, pero al final hay que sopesar lo que mejor le conviene a las propias necesidades. 
También ayuda visitar tiendas de muebles, pues resulta más fácil valorar algo cuando se lo ha visto en la vida real. A este respecto ni siquiera es necesario que se trate de diseños concretos, sino, por ejemplo, de detalles como de las distancias entre los armarios. Nuestro proyectista de cocinas nos asesoró excelentemente y por eso nuestra encimera es un poco más alta de lo habitual. Tuvimos la ocasión de comprobar in situ si eso constituiría o no un problema para nosotros.

9. ¿Cuáles fueron tus prioridades en la planificación y el equipamiento de tu cocina?
Como ya dije, para mí era muy importante que la cocina se diseñara con materiales naturales y colores discretos. Por lo demás nos decidimos por un extractor de placa en lugar de una clásica campana extractora. En cuanto a los electrodomésticos, mi marido se ocupó de informarse. Por ejemplo compramos un lavavajillas especialmente silencioso, ya que se trata de una cocina abierta.

10. En vuestra cocina no hay ningún armario colgante. ¿Cómo llegasteis a esa decisión?
La planta baja es muy luminosa y ventilada. Incluso derribamos la pared al invernadero para conseguir un área de salón y comedor aún más abierta. ¡Aquello fue una enorme ganancia de luz y espacio! No queríamos estropear ese ambiente abierto poniendo armarios colgantes. Además desde el principio queríamos poner un aparador en el invernadero para tener allí a mano la vajilla. Así que no necesitábamos ningún espacio para guardar adicional en la cocina en forma de armarios colgantes.

11. ¿Y la barra en la cocina para tomar un cafecito y un piscolabis por la mañana?
¡Por supuesto! A los niños también les gusta sentarse aquí para comer rápidamente algo antes de irse a la escuela o para hacer los deberes por la tarde. A nuestros amigos y a la familia también les gusta reunirse alrededor y tomar asiento a la barra cuando estamos cocinando. ¡Me encanta que las visitas se muevan con toda naturalidad por la cocina!

12. ¿En qué medida intentaste crear una cocina agradable para los niños?
Los objetos agudos o cortantes están colocados sobre la encimera de forma que no los puedan alcanzar. Además en la encimera hay mucho espacio, de forma que a menudo a los niños les gusta sentarse ahí y observarme e incluso ayudar mientras cocino o preparo pasteles y tartas. Los dos mayores incluso han empezado hace poco a cocinar ellos solos. Gracias a que las ollas, las sartenes y los utensilios de cocina están bien guardados, saben exactamente dónde están las cosas y pueden experimentar. Y sobre todo las cosas están fácilmente accesibles.

13. ¿A qué hay que prestarle especialmente atención en relación a los electrodomésticos cuando se tienen niños?
Nosotros mantenemos casi todos los electrodomésticos guardados o sólo los conectamos cuando los usamos. Tanto el horno como la placa de cocción disponen de un seguro a prueba de niños. A pesar de esto me parece importante que no se mantenga a los niños alejados de los aparatos, sino que se les enseñe a cocinar y se les vaya explicando paso a paso el manejo de los electrodomésticos. En cualquier caso a los dos pequeños no los dejo solos en la cocina.

14. ¿Qué has tenido en cuenta en relación a las gavetas?
Tenemos muchas gavetas en la cocina, yo las encuentro más prácticas que las puertas. Directamente debajo de la placa de cocción disponemos de grandes gavetas para las ollas. De esta manera lo tenemos todo rápidamente a mano. En los cajones más pequeños guardamos los cubiertos, los utensilios de repostería y los recipientes para guardar alimentos. También contamos con elementos especiales que ayudan adicionalmente a organizar el hogar. Y muy importante: un cajón para todo, en el que se pueden meter las cosas pequeñas.

 

15. ¿Qué les gusta más a vuestros hijos de la cocina?
¡Definitivamente la barra de cocina! Eso les encantó desde el principio. Aparte de eso no puedo decir exactamente qué más les gusta, pero sí que se mueven con total normalidad por la cocina. Quizás por lo abierta y lo bien integrada que está en el resto del espacio habitable.

16. ¿Le gusta a toda la familia estar en la cocina? ¿O se trata más bien de tu territorio?
Para nosotros la cocina es al mismo tiempo un espacio para vivir. ¡Aquí pasamos mucho tiempo! A todos nos gusta cocinar y preparar pasteles. ¡Y ordenar y guardar las cosas después forma parte de la experiencia!

17. ¿Qué representa para vosotros la vida en la cocina?
La cocina es para nosotros un lugar en el que preparamos pasteles y cocinamos, pero aquí también charlamos, leemos, nos lo pasamos bien, experimentamos, nos reímos, discutimos y oímos música. En mi opinión una cocina no sólo debe ser práctica y funcional, sino también fomentar el contacto social.

18. ¿Les permites a tus hijos que ayuden en la cocina? ¿Hay trucos para conseguirlo?
¡La verdad es que a los niños les gusta mucho ayudar en la cocina! Siempre observan cómo preparamos la comida y, naturalmente, son curiosos y les gusta experimentar.. Sin embargo arreglar y limpiar después no les gusta tanto. A menudo tenemos que recordarles que ordenar y limpiar la cocina es parte de la experiencia. Yo creo que a los niños les gusta siempre participar en todas las actividades de la vida diaria. Si se les ayuda un poco (por ejemplo con libros de cocina para niños) y la cocina está bien accesible, seguro que a muchos niños les encantaría ayudar en la cocina. Nuestros hijos están siempre muy orgullosos cuando han conseguido preparar algo ellos mismos.

19. ¿Puedes hablarnos de un momento bonito que hayas vivido en la cocina con tu familia?
Ha habido muchos momentos muy bellos: cuando los niños preparan por sorpresa algún plato, cuando alguien cuenta chistes en la barra o cuando baño a mi bebé en el fregadero. Pero el momento más bello fue probablemente cuando por fin terminó el montaje de la cocina y por primera vez estuvo lista para que pudiéramos usarla.